¿Qué es la Psicología Forense?

Cada vez estamos más familiarizados con la psicología y con muchas de sus ramas, sin embargo, aún sigue siendo desconocida para muchos la psicología forense. Es por ello, por lo que este blog tiene como objetivo resolver todas esas dudas que pueden surgir cuando se hable tanto de la psicología en general, como de psicólogos forenses, peritaciones, informes periciales, etc.
En primer lugar, vamos a empezar definiendo la psicología forense. Se trata de una rama relativamente joven de la psicología, que aplica sobre el derecho los métodos y conocimientos de la psicología científica, para así aportar datos y evidencias y poder facilitar las decisiones de los jueces y magistrados en el contexto judicial.
El Derecho y la Psicología son disciplinas que comparten un mismo objeto de estudio, la conducta humana, aunque sus objetivos son diferentes. Mientras el derecho busca regular la conducta humana, la psicología por su parte, se preocupa de su explicación. Siendo por ello, por lo que al psicólogo forense le compete establecer el nexo de unión entre ambas disciplinas.
La función más frecuente de los psicólogos forenses es la evaluación psicológica de los individuos que están inmersos de distintas formas en el sistema jurídico. Aunque es necesario tener formación en derecho y psicología forense, las habilidades y conocimientos más importantes que un psicólogo forense debe tener son clínicos, todo lo cual, está garantizado si confías en el equipo de profesionales de AIGOLOCIS.

 

Fases para elaborar un Informe Pericial Psicológico

El psicólogo forense elabora un documento escrito en el que se exponen las consideraciones y conclusiones sobre los hechos objeto de la pericia.

El procedimiento de actuación básico a seguir en la labor pericial, sin perjuicio de las especificaciones técnicas que requiera cada caso puede resumirse del siguiente modo:

 
1. Análisis del caso. Durante esta primera fase, entra en contacto el psicólogo con alguna de las partes implicadas y estos indican el objeto de la pericial. Si el psicólogo determina la pertinencia de la demanda, comienza a estudiar toda la documentación existente sobre el caso.
Resulta fundamental una estrecha coordinación con el equipo legal, para así facilitar al psicólogo toda la documentación pertinente para la realización del informe pericial, precisando el objeto de la actuación e informando de las posibles eventualidades que afecten a la pericial.

 
2. Planificación. Una vez que el psicólogo posee información sobre el caso, es el momento en el que debe organizar el trabajo a realizar. Esto concierne planificar a quién va a explorar, número de entrevistas, metodología a utilizar, pruebas psicométricas y complementarias que va a aplicar y contexto de exploración. Sin embargo, hay que tener en cuenta que se pueden producir modificaciones para adaptarse a nuevas necesidades de exploración.

 
3. Evaluación psicológica. En base a la información recabada y el objeto pericial, se realizan las entrevistas oportunas. A través de la entrevista es posible obtener la información necesaria para determinar la psicopatología y las circunstancias que presente cada caso en concreto. En la entrevista se reúne información sobre la conducta, las emociones, los pensamientos y las actitudes actuales y pasadas, además de un historial de la vida del examinado en general y el problema psico-legal que ha motivado la pericia.
También se procede a la aplicación de pruebas psicológicas adaptadas a la población objeto de estudio.

 
4. Integración de la información. Con los datos obtenidos, se procede a su análisis, de forma objetiva y exhaustiva, poniendo en relación información propiamente psicológica, con información médica, social, familiar, procesal, etc. En caso de ser necesario, se mantendrá contacto con otros profesionales de referencia que puedan dar o confirmar información pertinente.

 
5. Elaboración del informe pericial. El informe es un documento científico objetivo que debe dar respuesta al objeto pericial y estar redactado en un lenguaje claro y adaptado a los interlocutores.

 
6. Ratificación del informe. En los casos en los que sea citado, el psicólogo forense expondrá y defenderá ante el tribunal el informe elaborado, respondiendo a las preguntas que se formulen sobre aspectos del informe o sobre el conocimiento técnico profesional.

 

¿Cómo puede ayudarme la Psicología Forense?

Cualquier persona puede solicitar o beneficiarse de la psicología forense, y específicamente de los servicios de un psicólogo forense; no obstante, si estás involucrado en un procedimiento judicial o bien eres abogado/a, el psicólogo forense puede ser una pieza clave.
 
Los informes periciales que realizan los psicólogos forenses son un documento legal y un medio de prueba, por lo que el trabajo profesional de un perito privado puede ayudar a que la prueba documental presente mayor convicción ante jueces y magistrados.
 
Del mismo modo, los psicólogos forenses de Aigolocis, realizamos labores de asesoramiento y orientación antes, durante y después del procedimiento judicial. ¿Por qué? Antes, te permitirá tener una valoración que aporte detalles sobre tu situación, lo cual, te permitirá tomar las acciones más idóneas y obtener así el mejor resultado según tu realidad. Durante, resulta fundamental, ya que cualquier procedimiento judicial lleva asociadas emociones intensas y en muchas ocasiones desagradables, que pueden resultar difícil de gestionar. Finalmente, después de todo este proceso, el psicólogo forense es el profesional que puede orientarte hacia los recursos terapéuticos que sean más beneficiosos para cada una de las situaciones que surjan.

 

Contacto